La economía del futuro gracias al urbanismo social

Ayer por la tarde, mientras asistía a la a la presentación del libro de Ramon Roger, “La Plaza de Europa y la transformación de la Granvia en L’Hospitalet del Llobregat” pensé que era buen momento para hacer unas reflexiones a mi blog.

Yo soy de las que piensan que con el urbanismo se puede hacer una buena política social, es una herramienta que te permite diseñar una ciudad e impulsar actuaciones con repercusiones positivas y, al mismo tiempo, ofrecer más y mejores oportunidades de desarrollo a las personas. Puedes hacer un urbanismo como el que había a mediados del siglo pasado sin control ni previsión de las necesidades del territorio y sin dotar de servicios ciudadanos, o bien planificar una ciudad con criterio y previsión de futuro, adecuando espacios verdes, bibliotecas, centros de salud, escuelas, guarderías o lugares para generar actividad económica. Este segundo caso es el del urbanismo que hace falta que fomentemos en nuestras ciudades, es el que estamos haciendo en L’Hospitalet.

Sé que el proyecto de la plaza de Europa levantó mucha controversia en su momento, pero el tiempo nos ha dado la razón y hoy nadie puede discutir que fue un acierto. Un acierto que ahora, cuando más hace falta, permite a

L’Hospitalet ser uno de los polos de atracción económica y de ocupación más importante del país. Actualmente hay más del 70% de la oferta de superficie destinada a actividades económicas comprometida y más del 60% ya está ocupada.

En una situación de crisis económica como la actual, estos datos confirman que el proyecto ha sido un éxito, pero además hay que tener en cuenta otros datos como que el impacto del Distrito Económico ha estado de 1.800 millones de euros sobre la producción y generará más de 22.000 puestos de trabajo. También que en impuestos aportará 1,5 millones de euros que servirán para mejorar el bienestar de todos los ciudadanos de la ciudad. El Distrito Económico es una fuente muy valiosa de distribución de riqueza.

El Distrito Económico es uno de estos proyectos pensados para generar oportunidades y mejorar la calidad de vida de los ciudadanos. De L’Hospitalet, pero por la dimensión que tiene, también en el conjunto del área metropolitana y de Catalunya. L’Hospitalet ahora somos una parte importante de las nuevas centralidades que se generan en el entorno de Barcelona.

La transformación de la Granvia respondía a un cambio de modelo económico. Va mucho más allá de una simple

 

transformación urbana, de la eliminación de una autopista y chatarreros para sumar este espacio definitivamente a la ciudad, con un nuevo espacio que integra el uso y servicios ciudadanos con los económicos. El eje de la Granvia, con el Distrito Económico, los pabellones de la Feria de Barcelona y el BiopoL’H representa el cambio de modelo productivo que queremos para nuestra economía: la de la ciudad, la de Cataluña y la de España.

. Una nueva economía que empezó a andar hace 15 años y que todavía tiene mucho camino para recorrer, pero estoy convencida que lo conseguiremos.

La economía del futuro gracias al urbanismo social was last modified: septiembre 8th, 2011 by Núria Marín

Un comentario en “La economía del futuro gracias al urbanismo social”

Deja un comentario

Tu dirección de email no se hará pública. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>